Anchoas en Sal: Cómo Limpiarlas en Casa

PRODUCCIÓN ARTESANA

Una vez abierto el bote, procurar que las anchoas queden cubiertas de sal y de su propio líquido. Si se guardan en la nevera, se puede alargar su consumo hasta 2 años.

 

n1

 

 

1.- Siempre bajo el grifo, desalar y limpiar el exterior de la anchoa con suavidad.

 

 

 

n2

 

 

2.- Extraer la espina dorsal.

 

 

 

n3

 

 

3.- Abrir la anchoa por el lomo y dividirla en 2 filetes.

 

 

 

4.- Retirar las espinas laterales con el fin de que los filetes queden bien limpios (se pueden dejar los filetes unidos por la cola).

 

5.- Una vez tenemos las anchoas limpias, sumergirlas en agua unos 10 minutos; dejarlas escurrir un rato y, a continuación, ponerlas en una bandeja y cubrirlas con aceite de oliva.

 

Se pueden consumir de inmediato, o bien guardarlas unos días en la nevera.

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *